Naturaleza

El Prepirineo es una sucesión de sierras de media montaña que separa el valle del Ebro de los Pirineos. De este a oeste, sus nombres son la Sierra de Guara (2077 m), la Sierra de Gratal (1581 m), la Sierra Caballera (1563 m), la Sierra de Loarre (1597 m) y la Sierra de Santo Domingo (1520 m).

El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara es el reino de la roca caliza, los barrancos y la montaña más salvaje. Abarcando un amplio territorio en las comarcas oscenses del Somontano de Barbastro y la Hoya de Huesca, cuenta con una enorme variedad de paisajes, vegetación y fauna que atraen numerosos visitantes de todas las partes de Europa.

Entre las sierras de Loarre y Santo Domingo, el río Gállego atraviesa el impresionante Reino de los Mallos, uno de los principales atractivos naturales de la zona por la verticalidad de sus farallones de roca rojiza y las actividades de aguas bravas en torno al río Gállego.

En la Sierra de Santo Domingo encontraremos un paraiso natural tranquilo y poco conocido donde aislarnos del mundanal ruido. Declarada como Paisaje Protegido por el Gobierno de Aragón, cuenta con enormes extensiones de bosques de robles, pinos y hayas y abundante fauna.

Al igual que ocurre en el Pirineo, el eje central del Prepirineo va de este a oeste, por lo que hay una marcada diferencia entre la vertiente norte, umbría y de carácter pirenaico, y su vertiente sur, más soleada y mediterránea. Este carácter fronterizo entre dos zonas climáticas da lugar a numerosos endemismos botánicos y a una riqueza de fauna difícil de igualar, especialmente en lo referente a ornitología.

Cultura

Al este de la Sierra de Guara se sitúa el Parque Cultural del Río Vero con su importante conjunto de arte rupestre prehistórico declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO. En la Sierra de Guara también encontraremos varios dólmenes prehistóricos como los de Losa Mora, Belsué o Ibirque.

Pero lo que mejor define el Prepirineo es su marcado carácter medieval. El patrimonio románico es de los más ricos que se pueden encontrar, con joyas como el Castillo de Loarre, la Colegiata de Alquézar, la iglesia de Santa María de Uncastillo o las iglesias de Agüero. Además, en casi todas las poblaciones encontraremos alguna ermita o iglesia de origen románico.

El arte gótico también tiene excelentes ejemplos en las iglesias de Sos del Rey Católico, Barluenga, Bierge y San Miguel de Foces, así como en las catedrales de Huesca y Barbastro. A partir del siglo XVII el esplendor de la zona decae por lo que el patrimonio barroco es menos abundante, destacando la Colegiata de Bolea y la iglesia de Santa María de Uncastillo.

Los impresionantes núcleos urbanos de Alquézar y Sos del Rey Católico poseen la categoría deConjunto Histórico-Artístico y son dos de los lugares más bonitos de Aragón. También son destacables los conjuntos patrimoniales de las poblaciones de Uncastillo, Luesia, Biel, Murillo de Gállego, Loarre, Lecina y Colungo. Otras poblaciones de menor tamaño resultan muy interesantes por su especial integración con el entorno natural: Agüero, Riglos, Nocito, Rodellar o Santa Eulalia de la Peña son buenos ejemplos de ello.

Como ves, cualquier visita al Prepirineo tiene un equilibrio perfecto entre cultura y naturaleza, entre deporte y tradición, en un entorno único e irrepetible que sin duda dejará huella en cada uno de sus visitantes.

Suscríbete a nuestra newsletter
Aviso Legal | Cookies